Qué mejor manera de volver que poniendo una sonrisa al año que comienza – he tardado en volver, por diversos motivos entre ellos salud, tiempo, … –y hoy echando un ojillo al mural de la vuelta al mundo, me he topado con una anécdota que me ha hecho reír en una tarde un tanto brumosa… Os dejo con el video que no tiene precio.

     Y es que me imagino a mi misma con doce años como la hermana de Julia, encerrada en el armario, qué recuerdos de armarios, interrupciones de bocadillo, …, También me trae recuerdos de ese instante hace unos días en la playa, cuando sonaba otra conocidísima canción de Raffaella que bailamos como si nadie estuviera mirando ;)

     Un beso y muy feliz día