Me fascina vivir en un lugar donde el tiempo se siente pasar, leí algo sobre los beneficios de esto en la mente humana, y tras pasarme más de doce meses añorando la vegetación que me indicaba el paso de estaciones, este verano he redescubierto el sol (supongo que ayuda que el tema del mes en La vuelta al mundo sea precisamente ese, y que he sentido la rotación del planeta y el movimiento solar durante casi tres meses), y su manera de decirme que el tiempo pasa, que llegan nuevos tiempos que traerán cosas tan buenas como las que deja el verano. Y el percibir el paso del tiempo permite apreciar y disfrutar el presente. sol y tiempor copia