mi mundo copia     “No me desalentaba muy a menudo, y cuando me sucedía, no duraba más que una noche. Pero una vez, mientras estaba escribiendo El manantial, sentí una indignación tan profunda por la  declaración de “las cosas como son” que pareció como si nunca más fuera a recuperar la energía para dar un paso más hacia “las cosas como deberían ser”. Frank me habló durante horas esa noche. Me explicó por qué uno no puede entregar el mundo a quienes desprecia.  Para cuando terminó mi desaliento había desaparecido; nunca volvió de manera tan intensa. “

Ayn Rand

Anuncios