“Intencionar mal el trabajo cansa, porque no vas a estar trabajando todo el día como un tonto. Intencionar bien ahorra por lo menos la mitad del trabajo

Anuncios