yurio seki

 

 

     Ayer fui a Naos y como siempre es una delicia, aunque el día no acompañaba y casi pierdo mi hipermedido y dibujado paraguas en el intento de llegar hasta allí…, me trataron genial, como siempre, y después de las búsquedas que me habían llevado hasta allí, me dejé caer por los temas menos arquitectónicos y allí estaba el tacto es una maravilla y en un irresistible arrebato, y me hice con él.

     Hoy es un día importante por muchas cosas, así que desde aquí mucho ánimo para quien corresponde animarse a Vivir y un beso especial para un día especial…